Job Capítulo 27
27:1 Job continuó pronunciando su poema, y dijo:
27:2 ¡Por el Dios viviente, que me priva de mi derecho, y por el Todopoderoso, que me llenó de amargura;
27:3 mientras haya en mí un aliento de vida y el soplo de Dios esté en mis narices,
27:4 mis labios no dirán nada falso ni mi lengua pronunciará una mentira!
27:5 ¡Lejos de mí darles la razón a ustedes: hasta que expire, no renunciaré a mi integridad!
27:6 Me aferré a mi justicia, y no la soltaré mi corazón no se avergüenza de ninguno de mis días.
27:7 ¡Que mi enemigo tenga la suerte del malvado, y mi adversario, la del hombre injusto!
27:8 Porque ¿qué puede esperar el impío, aunque suplique, aunque eleve su alma a Dios?
27:9 ¿Acaso Dios escuchará su grito cuando le sobrevenga la calamidad?
27:10 ¿Se deleita él en el Todopoderoso e invoca a Dios en todo tiempo?
27:11 Yo los instruyo sobre la conducta de Dios, no oculto las intenciones del Todopoderoso, ¿por qué se pierden en pensamientos vanos?
27:12 Si todos ustedes ya lo han comprobado, ¿por qué se pierden en pensamientos vanos?
27:13 Esta es la parte que Dios asigna al malvado y la herencia que los violentos reciben del Todopoderoso.
27:14 Si tienen muchos hijos, la espada los espera, y sus vástagos no se saciarán de pan.
27:15 A los que sobrevivan, los sepultará la Muerte, y sus viudas no llorarán.
27:16 Si él acumula plata como polvo y amontona ropa fina como arcilla,
27:17 ¡que siga amontonando!: un justo se vestirá con ella y un inocente heredará la plata.
27:18 Se edificó una casa como la araña, como la choza que hace un guardián.
27:19 Se acuesta rico, pero es por última vez: abre los ojos, y no queda nada.
27:20 En pleno día lo asaltan los terrores y por la noche lo arrebata un torbellino.
27:21 El viento del este lo levanta y se lo lleva, lo barre del lugar donde habita.
27:22 Se lo hostiga sin compasión y tiene que huir de la mano que lo hiere.
27:23 La gente aplaude por su ruina y se lo silba por todas partes.