Cantar de los Cantares Capítulo 1
1:1 El Canto más hermoso, de Salomón.



[La Amada]

1:2 ¡Que me bese ardientemente con su boca! Porque tus amores son más deliciosos que el vino;
1:3 sí, el aroma de tus perfumes es exquisito, tu nombre es un perfume que se derrama: por eso las jóvenes se enamoran de ti.
1:4 Llévame contigo: ¡corramos! El rey me introdujo en sus habitaciones: ¡gocemos y alegrémonos contigo, celebremos tus amores más que el vino! ¡Cuánta razón tienen para amarte!
1:5 Soy morena, pero hermosa, hijas de Jerusalén, como los campamentos de Quedar, como las carpas de Salmá.
1:6 ¡No se fijen en mi tez morena: he sido tostada por el sol. Los hijos de mi madre se irritaron contra mí, me pusieron a cuidar las viñas, ¡y a mi propia viña no la pude cuidad!
1:7 Dime, amado de mi alma, dónde llevas a pastar el rebaño, dónde lo haces descansar al mediodía, para que yo no ande vagando junto a los rebaños de tus compañeros.



[Coro]

1:8 Si tú no lo sabes, ¡la más bella de las mujeres! sigue las huellas del rebaño y lleva a pastar tus cabritos junto a las cabañas de los pastores.



[El Amado]

1:9 Yo te comparo, amada mía, a una yegua uncida al carro del Faraón.
1:10 ¡qué hermosa son tus mejillas entre los aros y tu cuello entre los collares!
1:11 Te haremos pendientes de oro, con incrustaciones de plata.


[La Amada]

1:12 Mientras el rey está en su diván, mi nardo exhala su perfume.
1:13 Mi amado es para mí una bolsita de mirra que descansa entre mis pechos.
1:14 Mi amado es para mí un racimo de alheña en las viñas de Engadí.



[El Amado]

1:15 ¡Qué hermosa eres, amada mía, qué hermosa eres! ¡Tus ojos son palomas!



[La Amada]

1:16 ¡Qué hermoso eres, amado mío, eres realmente encantador! ¡Qué frondoso es nuestro lecho!
1:17 Las vigas de nuestra casa son los cedros y nuestro artesonado, los cipreses.